jueves, 7 de junio de 2012

Entra a estudio con Marc Bolan




He came from the past hes frozen eyes had known planets childhood…Electric Warrior Poem abre así la reedición del Electric Warrior de T-Rex, el exitoso álbum que se editara en 1971 tras el homónimo de la banda un año antes.

40 años después de su edición original, cayó del cielo (y nunca mejor dicho) esta Deluxe Edition. Y es que para fetichistas este doble CD es un objeto digno de museo. De los dos CDs que contiene la caja, el primero es la grabación original remasterizada, pero en el segundo se pueden encontrar verdaderas joyas. Es posible ahora saber cómo trabajaba Marc Bolan sus temas, como iban evolucionando mientras eran grabados en el estudio.

La versión instrumental de Mambo Sun seguramente haya hecho ya las delicias de los fans y no tan fans. La versión extendida de Get It On transporta al mismo estudio donde Bolan y sus secuaces completaban lo que tiempo más tarde se convertirían en hits, al tiempo que conversaban con el técnico,  golpeaban el micrófono con el mástil, se acoplaba el micrófono o el jack se desajustaba de la guitarra.

Quizá lo más llamativo de este segundo CD está al final del mismo, cosa que muchas veces no se alcanza. Allí se encuentran working versions de Electric Boogie o Raw Ramp. Incluso un tema –o algo así- muy curioso conocido como Untitled Instrumental aka A Lot Of Rubbish.  Pero las joyas de la corona se encuentran en las electric home demos de Marc Bolan en su casa –o donde quiera que fuese-. Como cualquier músico recién levantado, casi se siente a un Bolan recostado en un sofá de orejas tocando y componiendo a la vez temas como Jeepster, Planet Queen o el ya mencionado éxito Get It On, donde la letra que se canta no es la que luego sería definitiva y donde él mismo se hace la percusión con la boca. Simplemente uno se tele-transporta al proceso de grabación de canciones que hoy conocemos de memoria. No sólo quienes los vivieron siendo jóvenes deben apreciarlo, sino quienes hoy buscamos las influencias de los grupos actuales, y de los que ya son pasado al ser de alguna década atrás.

Esta nuevo reedición del Electric Warrior contiene un extenso libreto de 24 páginas con fotografías tomadas de revistas de entonces además de un texto a lo largo del mismo de Mark Paytress, colaborador de RollingStone o The Guardian

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada