sábado, 6 de marzo de 2010

CRÓNICA ADAM GREEN (@SALA RAMDALL, MADRID)

Miercoles 3 de Marzo. Madrid.
Adam Green + Ish Márquez

La noche del miércoles 3 de marzo, con su concierto y su frió cortante, llegó pronto y ayudada por un telonero de actitud trastornada nos hizo preludiar a algunos una noche algo aburrida, pero ni mucho menos, Mr Green no lo consintió.

El afincado en Nantes, Ish Márquez, dio un recital algo insulso, su voz agresiva y su guitarra sirvieron de entrante al genial Adam Green, pero de poco más. Ish dibujo sobre el escenario un show que no tuvo demasiado apoyo, algunos no sabíamos si quiera que habría teloneros programados. El inesperado invitado marcó algún que otro buen ritmo y abandonó el escenario desgañitándose para un público; que estaba más atento a la cerveza de turno que a sus letras. Sin pena ni gloria se despidió del escenario dejandonos con los ecos de su mejor tema; "Gin Is Not My Friend".

Tras este impasse saltó al escenario, Adam Green que algo más tarde de la hora acordada y ataviado con una chupa de cuero y un pequeño cencerro colgando de su cuello consiguió que el publico se apretara al máximo alrededor del escenario, remolino que Green tardó poco en revolucionar, saltando sobre nuestras cabeza a las primeras de cambio.

Nos dimos cuenta desde los primeros acordes de "Cigarette Burns Forever" del show excepcional que se avecinaba, Adam Green estaba completamente entregado. No paró de revolotear en ningún momento e hiló una acelerada "Gemstones" con unas nerviosas "Bunny Runch" y Drugs”, esta ultima de lo más coreado en Madrid la noche del miércoles.

Green de forma incomprensible no se resentía de su voz, bailó y saltó lo indecible pero el sonido seguía siendo envidiable. No solo la tremenda voz de Green se merece el elogio, una banda concentrada en lo suyo que dejó todo el protagonismo a su líder fue también culpable.
El show, tras un pequeño descanso en el que Adam nos presentó sentado en una silla y con la acústica en su regazo, algunos de los tranquilos e intimos temas de su nuevo álbum, tuvo dos puntos álgidos. El primero tras Emily y Nat King Cole y el segundo, en un final apoteósico, con la canción "Baby's Gonna Die Tonight".




Este ha sido uno de los mejores conciertos de lo que llevamos de año, sin duda, la magia recién descubierta de la sala Ramdall cumplió con creces, un salón diáfano normalmente destinado a bailar salsa que el pasado miércoles se convirtió en el perfecto escenario para un Adam Green muy lúcido.
El amiguismo de "los
strokes" con sus bromas acerca del museo del jamón y joyas como "Dance With Me" se encargó de llevarnos en volandas en un show divertidisimo. Adam Green sentó cátedra acerca de como la rabia y la simpatía, la buena música y la elegante/ridícula sátira de sus letras pueden ir de la mano, al igual que una actitud algo sucia similar, porque no, a la que gastaban sus también amigos los ingleses, The Libertines.

3 comentarios:

  1. muy buena crónica pablito

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. que grande el concierto.

    ResponderEliminar