jueves, 16 de mayo de 2013

Crónica: Fagot y Popota + Colectivo Oruga + República Disco Apocalipso @ LeClub




El pasado sábado la delegación gallega  se dejó caer por un evento organizado por Jägermeister en la sala Le Club (A Coruña). Bajo el nombre de Jägermusic Live Shot, pudimos disfrutar de dos prometedoras bandas gallegas: los coruñeses Fagot y Popota y los vigueses Colectivo Oruga, con la guinda final (y entre concierto y concierto) de los dj's de República Disco Apocalipso. Un cartel más que apetecible para una noche de fin de semana.


Abrieron la velada Fagot y Popota, grupo del que ya escribimos hace un par de meses sobre lo que fue su debut sobre los escenarios. Con un setlist reducido, los coruñeses demostraron que continúan en progresión ascendente tras la mini-gira de conciertos que han hecho por la geografía española, tocando en Madrid y Zaragoza en las últimas semanas.


Pero el cabeza de cartel en esta ocasión eran Colectivo Oruga. El trío de vigueses presentaba su segundo álbum, Paraíso Caníbal, en el que se han pasado al castellano, y que se puede considerar una continuación inmejorable a su LP de debut Too Many Knobs. El público estaba entregado desde la entrada de los componentes en el escenario, había algo en el ambiente que decía que se iba a bailar, y así fue. 

A los orugos se les da de fábula combinar la electrónica y los sonidos sintéticos con guitarrazos salvajes y una atronadora batería. Una fórmula manida pero que no deja de dar buenos y diversos resultados, y que nos llevan a pensar en posibles influencias como Cut Copy, Chromeo o Metronomy, salvando todas las distancias posibles.




Hubo algunos problemas de sonido que Iago, el cantante, intentaba subsanar entre canción y canción junto con el técnico de la sala (lo cual demuestra el ansia de perfección de la banda). Aún así, todo parecía que estaba donde tenía que estar: la energía del grupo, un público entregado y un buen puñado de trallazos.

Entre concierto y concierto, y también como fin de fiesta, los integrantes de República Disco Apocalipso se encargaron de amenizar la sala para que el buen rollo no decayese, así como los chicos de Jägermeister, que con sus chupitos nos hacían a todos un poco más felices.
Crónica de Raquel VM y Saúl Muíños

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada