jueves, 1 de septiembre de 2011

Sangre, sudor y barro en Reading Festival 2011. Viernes

Reading Festival 2011

26, 27, 28 de agosto

Little John's Farm, Reading

Fotos de Sergio Rey y Sara P. Barrio

Un mastodóntico cartel, que reune a más de 100 bandas en siete escenarios diferentes, no te asegura el éxito. Esto parece ser lo ocurrido en la última edición de Reading y Leeds. La venta de entradas ha sido mucho más lenta que en ocasiones anteriores. A lo dicho se une una pequeña crisis de identidad. El evento nació como punto de referencia para rockeros de los de cuernos en alto. Luego llegó la etapa indie. Ahora han decidido contentar a todo el mundo, mezclando actuaciones de lo más variadas en un mismo recinto. El mercado manda. Madness tocando después de Two Door Cinema Club. Llámalo eclecticismo o llámalo falta de criterio.

Que la cita ha perdido la fuerza de otras ediciones parece evidente. Es el comentario más escuchado. Hace solo dos años, los campamentos ardían en la última noche. Marca de la casa. El pasado domingo, los quinceañeros se reunían en círculo a la luz de las linternas. Estaba prohibido encender fogatas o comprar alcohol después de las ocho de la tarde.

En cualquier caso, con echar un vistazo al cartel, se te olvida toda ley seca. Es el lugar perfecto para toparte con bandas de las que no has oído hablar jamás o a las que en otras condiciones no irías a ver. Pagar 200 libras por la entrada hace que te tragues lo que sea. Y así empezó la tarde del viernes. Con The Blackout y New Found Glory. Nada muy reseñable al respecto. Teloneros hijos del metal, algunos más inspirados que otros.

Nos movemos de escenario para confirmar si el cantante de Crystal Fighters va siempre tan puesto como en el pasado Día de la Música en Madrid. La verdad que defraudan un poco. Aunque parezca mentira, interactúan menos con el público que en aquella ocasión y las canciones se suceden sin mucha gracia. En cualquier caso, a los asistentes no les interesa demasiado. Están más concentrados en empujarse que en lo que pasa sobre el escenario. Primer síntoma de que me hago mayor.

Me cambio a la carpa NME, donde actúa Patrick Wolf. De vez en cuando se echa de menos a un verdadero intérprete. Canta, toca el arpa y el violín y se encarga de hacer pasar al público un rato agradable. Solo nos faltaba la entrada de Metronomy para redondear la tarde. Tocaron todos sus grandes éxitos y lo más destacado de The English Riviera (nominado al Mercury Prize de este año). Solo hubo algún pero. Temas como Corinne, con una instrumentación más sencilla, sonaron un poco desanjelados. En cualquier caso, mucho han cambiado desde que tocaban instrumentales con su antigua formación. Al menos siguen llevando esas luces colgadas del cuello.

Segundo síntoma de envejecimiento. Pasamos del Main Stage y nos refugiamos en la carpa de Festival Republic hasta el cierre. Y vemos algunas de las mejores actuaciones del festival. A nuestro jucio. Anna Calvi y White Denim hacen rock, otros aporrean la guitarra. La voz grave de la intérprete inglesa es capaz de poner el vello de punta. Temas como Jezebel o Blackout son un buen ejemplo. Luego están las sesiones de improvisación de veinte minutos de White Denim, que te dejan con la boca abierta y el pelo revuelto. Así, con la piel erizada, la boca de medio palmo y la melena despeinada esperamos al plato principal de la noche.

The Horrors nada tienen que ver con lo que fueron, y lo admiten. En la noche del viernes supieron mezclar lo mejor de sus tres álbumes para crear un set compacto que funcionó como un disparo. De Who can say a Still life. Cerraron de manera impresionante con Moving further away, para la que invitaron sobre las tablas a Freddie Cowan, guitarrista de The Vaccines y hermano del teclista, y otros tres guitarristas de Advert y The History of apple pie. En el escenario principal, My Chemical Romance invitaba a Brian May a cantar We Will Rock You, con fuegos artificiales y esas cosas. Jared Leto también estaba.

*La calidad del vídeo no es la mejor.

A eso de las once y media del viernes nos despedíamos del festival con un total de diez conciertos a la espalda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada