lunes, 21 de junio de 2010

CRONICA DIA DE LA MUSICA "20J" (@ TEATRO CIRCO PRICE)

Domingo 20 de Junio de 2010 · Madrid
Teatro Circo Price

Con una puntualidad extraña en los tiempos que corren y más aun por estos lares comenzó la primera jornada del Día de la Música 2010. Con un cartel gratuito bastante más reducido y pobre que en ediciones anteriores, muchos desconfiábamos de lo que encontraríamos en el Circo Price.


Los primeros en abrir la serie de conciertos fueron Manel, que con una actuación de carácter íntimo y personal conmovieron a gran parte del público demostrando que la música en catalán también puede gustar en Madrid. Interpretaron gran parte de su debut Els Millors Professors Europeus con grandes momentos como En la que el Bernat se’t Troba, la preciosa interpretación de Al mar y Pla Quinquennal, para concluir con la colaboración de Nacho Vegas en la versión de The Wave Pictures Con un beso me bastó.


La lotería de Nacho Vegas había comenzado, el estado del genio como casi siempre era una incógnita. Por suerte para todos, Vegas salió al escenario en aceptables condiciones y, pese a equivocarse en un par de ocasiones con la letra de la primera canción, desplegó todo su potencial aprovechando la calidad acústica del Price. El asturiano ofreció un setlist excesivamente corto en el que la mayoría del público echó en falta sus grande clásicos como El hombre que casi conoció a Michi Panero o Miss Carrusel. Para compensarlo Nacho Vegas recuperó Dry Martini SA de su último trabajo y miró al pasado con Perdimos el control para despedirse con un breve saludo del público.

Uno de los momentos más esperados estaba por llegar, los londinenses-suecos Fanfarlo se presentaban en sociedad por primera vez en Madrid. Con el exquisito gusto que caracteriza sus composiciones a caballo entre el folk y el pop brillaron llegando a poner de pie a más de uno de los asistentes.

Se mostraron muy agradecidos con sus seguidores y dieron un repaso a su único disco hasta la fecha Reservoir y tocaron algunos temas nuevos de EPs lanzados en este 2010. Las trompetas, violines, guitarras y voces perfectamente armonizadas en temas tan redondos como The Walls Are Coming Down, I'm a Pilot o Fire Escape llegaron a conmover a un público bastante entregado a la causa.





Quizás fuera una mala ecualización del sónido, unos graves demasiado altos, una acústica poco adecuada para su música o cualquier factor de la naturaleza pero anoche Delorean causó, al menos en cierto sector de los asistentes, una gran decepción. Nada tuvieron que ver con aquellos que hicieron bailar a propios y extraños en la pasada edición del SOS 4.8. Solo con los pequeños destellos de Deli consiguieron causar algo más que indiferencia en la pista del Circo Price.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada